Puerto Rico ofrece educación y salud a dominicanos que viven ilegales

SANTO DOMINGO. Con la medida que prohíbe preguntar sobre el estatus migratorio de las personas para ser admitidas en las escuelas públicas y ser atendidas en hospitales del Estado, la gestión del gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, ha beneficiado a miles de dominicanos que residen de manera irregular en ese Estado libre asociado.

Así lo destacó el funcionario puertorriqueño, luego de reunirse en el Palacio Nacional con el presidente Danilo Medina, donde conversaron sobre el fortalecimiento de los intercambios comercial, cultural, turístico, y el reforzamiento de la seguridad contra el narcotráfico, entre otros temas.

Al hablar en rueda de prensa en el Salón Orlando Martínez, de la casa de gobierno, García Padilla dijo que ambas medidas han ido dirigidas a respetar a los dominicanos y a todos los inmigrantes que viven en territorio puertorriqueño.

“De manera que todo inmigrante, independientemente de cuál sea su estatus migratorio, se sienta confiado de que puede llevar sus hijos a la escuela o de que en cualquier momento de necesidad puede ir a un hospital, sin temor a que sea develado, cualquier problema migratorio que tenga”, expuso.

Sostuvo, además, que Puerto Rico es una de las pocas jurisdicciones en el mundo que concede licencia de conducir a los inmigrantes, independientemente de su estatus migratorio, con lo que también han sido favorecidos cientos de inmigrantes dominicanos en condición migratoria informal.

Intercambio comercial

García Padilla informó que cuando entró como gobernador, en enero de 2013, el intercambio comercial entre Puerto Rico y República Dominicana era de apenas US$700 millones, un número que calificó de trágico, debido a que en la década de los 80 era de más de US$2 mil millones. Sin embargo, dijo que ambas naciones se han propuesto volver a elevar esa cantidad, a las cifras de las mejores épocas y que en los últimos 20 meses se ha logrado subir en alrededor de US$500 millones.

También conversaron sobre el reforzamiento de los intercambios culturales y del trabajo conjunto a fin de lograr mayor seguridad, para lo cual Puerto Rico compartirá su experiencia con la Policía dominicana, de cómo ha logrado, en 20 meses de gestión de García Padilla, reducir en un 30% la incidencia de los asesinatos.

García Padilla estuvo acompañado del embajador de los Estados Unidos en el país, James Brewster, y el subsecretario de Estado, Javier González, el superintendente de la Policía, José Caldero López, entre otros funcionarios.

Lucha contra narcotráfico

En la reunión, Medina y García Padilla acordaron trabajar en conjunto para una mayor seguridad y enfrentar el narcotráfico. “La poca droga que se queda para consumo local, en República Dominicana, Puerto Rico e Islas Vírgenes provoca gran parte del crimen que sufrimos en nuestras jurisdicciones. Tenemos que endurecerles ese camino para que busquen otras vías”, expresó. En tanto, a su llegada por el AILA, García Padilla expresó su preocupación por los viajes ilegales en frágiles embarcaciones que salen desde el país hacia la vecina isla y que provocan muertes.